Estirar y calentar imprescindibles antes de patinar

 

Y es que no es una acción vacua ni tampoco una manía de algunos patinadores. Estirar y calentar antes de empezar a rodar ayuda a evitar lesiones y microroturas que pueden ser incómodas y dolorosas. Además activa nuestros músculos y nuestros reflejos antes de ponernos las ruedas. Tan solo debemos invertir entre 8 y 12 minutos. Sencillos movimientos nos pueden ayudar mucho. ¿Te apuntas? Aquí te proponemos algunos estiramientos para evitar dolores tan molestos como en los tibiales. Que si bien muchos conocen este dolor como el  “síndrome del patinador”, para algunos parte del patinaje, podemos reducir esas molestias y ayudar a evitarlas.

Lo primero que tenemos que tener claro son las zonas a trabajar. En el caso de los patinadores es importante los tobillos, rodillas y caderas. A la hora de estirar debemos de notar tensión en el músculo pero nunca dolor. Esto es importante. Iremos aumentando la tensión de forma progresiva. Si realizamos ejercicios con rebote hay que realizarlos en estático y por encima de todo con suavidad.  Cada postura que realicemos la mantendremos entre 10 y 15 segundos.

 

De abajo a arriba podemos empezar por nuestro pies y tobillos. A los conocidos giros de tobillos hacia un lado y hacia otro podemos añadir otros ejercicios que nos ayudan a estirar. Podemos andar de puntillas y también sobre los talones y con la punta de los pies hacia arriba. Además podemos sentarnos en el suelo con las piernas juntas y levantar y bajar la punta de los dedos de los pies. Podemos  también escribir en el aire con nuestros pies mayúsculas como ABCD repitiendo sus movimientos.

Importante es estirar gemelos y sóleos.  Patinando, es un conjunto de músculos propenso a calambres, agarrotamientos y posibles microroturas. Hay que colocar el pie sobre una pared, poste o columna en una inclinación con 45º grados y con el talón en el suelo. Y llevar el torso y la pelvis hacía delante hasta notar una leve tensión.  Hacerlo repetidas veces.

Vamos con el cuádriceps, que es un músculo al que le exigimos mucho por la postura al patinar. Con un solo pie sobre el suelo, agarrar el otro pie y llevar el talón hasta la nalga. Sin arquear la espalda.  Isquiotibiales que están en la zona posterior del muslo.  Zona habitual de roturas musculares y tirones.  Nos podemos sentar en el suelo, con piernas hacia delante, juntas y bajar el pecho hacía las rodillas de forma progresiva.  También podemos subir la pierna y apoyarla en un muro y bajar el torso hacia la pierna

Vamos con otra cara del muslo. Los abductores en la cara interna del muslo.  Sentémonos en el suelo con piernas abiertas e intentemos tocarnos con la mano derecha el pie izquierdo y viceversa.  Y acabamos con los glúteos. Claves en el patinaje.  Sentados, con una pierna extendida delante y la otra doblada se pasa directamente por encima de la pierna estirada con el pie acercándose a la cadera.Sin título-1 copia00000

Antes comentábamos el dolor de tibiales. Un dolor insoportable que se sitúa en la parte interna y frontal de la pierna. Entre tobillo y rodilla. Un dolor típico en patinadores que se puede reducir estirando adecuadamente y provocado por sensibilidad en los músculos, inflamaciones, desgaste de ligamentos, antiguas lesiones y leves roturas o desgarros.  No podemos olvidar la cantidad de músculos, ligamentos y articulaciones que hace funcionar y trabajar el patinaje.

Un deporte completísimo pero que no podemos dejar olvidar los estiramientos y calentar. Si los dolores en algunas zonas persisten siempre debemos ponernos en manos de un profesional en masaje deportivo. Nosotros podemos recomendarte el http://www.templodelmasaje.com/. Y como siempre decimos en Doble Empuje no olvides patinar con seguridad: rodilleras, muñequeras, coderas… Disfruta de tus patines pero con tranquilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *