El patinaje no es solo para niños

Cada vez hay más adultos que se animan a patinar, ya sea motivados por sus propios hijos quienes ya practican este deporte o bien porque les llama la atención y deciden probar suerte. Para los niños el patinaje es una actividad física en forma de juego, que les permite desarrollar determinadas habilidades, mientras que para los adultos una tarde en patines supone evadirse y dedicarse tiempo a uno mismo. Por ello, día tras día se suman más personas al reto de las ocho ruedas, muchas de ellas cansadas de encerrarse en un gimnasio y con ganas de nuevas experiencias. Además, para las madres y padres, ¿qué mejor que compartir la afición por un deporte con los hijos?

patinaje de adultosCualquier edad es buena para comenzar, si bien es cierto que cuanto más pequeños menos miedo a las caídas tienen. Ahora bien, el temor a los culetazos o a “romperse algo” es uno de los aspectos que más preocupan a los adultos pero, ¿no dijeron que lo importante no es caerse, sino aprender a levantarse? Con unas buenas protecciones y alguna clase de iniciación, si no se ha patinado nunca, es suficiente para aprender a deslizarse. La autonomía llegará y, además, los adultos cuentan con una ventaja fundamental: el control total del cuerpo. Así pues, la fecha de nacimiento ha dejado de ser un problema. Solo hay que fijarse, con la llegada del buen tiempo, en la proliferación de patinadores en los carriles bici, en los espacios libres llanos o en los parques.

Los hay de todas las edades pero, en los últimos años, en cuanto al patinaje en Madrid, se ha notado un aumento de personas de entre treinta y cuarenta años. Para los adultos que aun están dudosos, es importante recordar que no están solos y que, por ejemplo, en una clase de iniciación al patinaje se encontrarán con otras personas de su quinta, con quien compartir un paseo en patines. Y quién sabe si, de aquí a cuatro años, algún político –que ya se le ha visto en el suburbano o en bicicleta hacia el trabajo–  cambia también su habitual medio de transporte por los patines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *